COMPETITIVIDAD Y DESARROLLO REGIONAL

Uno de los mayores retos que tienen nuestro país y las regiones en la actualidad es cómo mejorar su nivel de competitividad para sostener altas tasas de crecimiento económico, generar mayores oportunidades de empleo y seguir disminuyendo los niveles de pobreza, considerando que el fin supremo es la mejora de la calidad de vida de la persona humana, porque la pobreza general ya no es inevitable (Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de las Naciones Unidas, 1987). Sin embargo, la mejora de la competitividad exige tener una clara estrategia económica y contar con instituciones efectivas sobre la base de las capacidades humanas y procesos eficientes y automatizados, teniendo en cuenta que el recurso más valioso es el capital humano que trabaja con el conocimiento (Drucker, 1999).